La historia. Desecha cuanto antes las impresiones, lo que te parece… Aprende a valorar los datos. Los papeles dicen más de lo que te imaginas. Aunque en ellos no está todo, hay mucho y muy importante. Cuentas con ayudas para interpretarlos. Descubre tus puntos fuertes y débiles. Hazte un plan sencillo, contrástalo y síguelo.

Incluye en el plan eso que tienes que hacer para erradicar lo que te impide mejorar tus resultados.

La ficha. Es tu herramienta de autocontrol. Procura tenerla siempre a mano.

La web.- ¿Preparado para dar el salto? ¿Cómo te ves? ¿Cómo crees que te ven los demás? ¿Cómo te ven en realidad? ¿Estás dispuesto a escuchar, cambiar, corregir, volver a empezar…?

La tutoría. Aprovecha la experiencia del profesor. Si os concentráis sobre el seguimiento de la ficha las tutorías serán breves y de gran eficacia.